envejecimiento activo qué es
10
Jun

El entorno ideal para un buen envejecimiento activo: descubre las claves

Compartir

La esperanza de vida de los seres humanos es muy alta, y sigue aumentando. Esto es un hecho que está transformando la sociedad a pasos agigantados. Los diversos factores que están propiciando este incremento, como la clase social, el país, la sanidad o la morbosidad, tienen cada vez más impacto en nuestra sociedad.

Actualmente, la esperanza de vida está situada muy por encima de los 60 años. En España, se sitúa en los 83 años, lo que provoca un envejecimiento de la población. Por ello, se espera que para 2050 la población mayor de 65 años represente, aproximadamente, el 46% de la población mundial. Esto es casi la mitad de la población en todo el mundo.

En la actualidad, las personas nos enfrentamos a períodos de vida más largos en la etapa de la vejez. Con ello surgen nuevos paradigmas y retos a los que, como población, nos debemos de enfrentar. De ahí la importancia de promover un envejecimiento activo que promueva la autonomía y la independencia de las personas durante el mayor tiempo posible.

¿Qué es el envejecimiento activo?

El envejecimiento es un proceso natural de la propia vida. A medida que cumplimos años, y pasa el tiempo, vamos experimentando cambios físicos, psicológicos y sociales. Por tanto, la etapa de la vejez nos presenta una oportunidad para seguir participando de forma activa en la vida social y familiar. Y esto se puede conseguir a través del envejecimiento activo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el envejecimiento activo es el proceso de optimización de oportunidades de salud, participación y seguridad, con el objetivo de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen. Por ello, tener un envejecimiento saludable y activo implica participar en todos los aspectos sociales, culturales y familiares. Los mayores deben ser conscientes de sus vidas, así como tener garantizado un envejecimiento digno y responsable.

El objetivo del envejecimiento activo es mantener, todo el tiempo posible, la máxima calidad y esperanza de vida. Este proceso de optimización de la salud en la tercera edad es consecuencia de la adaptación a los cambios recientes y al envejecimiento poblacional. El éxito del envejecimiento activo depende de varios factores que rodean a las personas, algunos de carácter personal, social o biológico.

La vejez no debe interpretarse como la etapa final de la vida. Por tanto, es responsabilidad de todos promover el envejecimiento activo y enseñar a nuestros mayores a disfrutar de una manera plena de este período.

La importancia del envejecimiento activo para la sociedad

El envejecimiento activo, a su vez, tiene otro objetivo principal: romper con el estereotipo de que el envejecimiento es negativo.

Hacerse mayor es una experiencia positiva, que deja muchos recuerdos y aprendizajes a lo largo de la vida. Por ello, el envejecimiento activo tiene el propósito de trabajar por el bienestar físico, mental y emocional de los mayores, con el fin de transformar la vejez en una experiencia positiva.

Es necesario enseñar a nuestros mayores cuáles son sus capacidades y las consecuencias del envejecimiento, pero haciéndoles entender que la vejez no debe limitar ningún aspecto de sus vidas. Debemos de crearles intereses nuevos, plantearles nuevos retos, fomentar su integración y generarles nuevos estímulos. Esto permite que puedan seguir disfrutando de la vida y se rompan barreras generacionales, evitando la exclusión.

Asimismo, el envejecimiento activo tiene el papel de evitar el debilitamiento de las capacidades cognitivas.

Teniendo en cuenta que el envejecimiento de la población avanza de manera rápida y viendo el porcentaje de personas mayores que seremos para 2050, es necesario promocionar el envejecimiento activo. Si queremos lograr una sociedad sana, igualitaria, accesible y sostenible debemos trabajar por la salud de nuestros mayores.

¿Cómo es un entorno ideal para un buen envejecimiento activo?

La sociedad se ha transformado debido al envejecimiento de la población y la alta calidad de vida que disponemos hoy en día. Las personas ya no formamos comunidades homogéneas, por lo que nuestras costumbres y conductas se han modificado.

Un buen entorno es esencial para un buen envejecimiento activo. En éste se encuentran una serie de factores que son clave para la igualdad y la integración a la hora de envejecer. Los entornos deben evolucionar al mismo ritmo que lo hace la población ya que, de no ser así, dejaremos desatendidas muchas necesidades básicas de las personas de la tercera edad.

Entonces, ¿cómo debe ser un entorno ideal para el envejecimiento activo?

Ciudades inclusivas

Los núcleos urbanos deben de ser lugares que no discriminen a las personas por la edad. Deben de garantizar el acceso a todos los servicios públicos y defender los derechos de los mayores. Es la única manera de asegurar una sociedad inclusiva, sostenible y segura.

Viviendas adaptadas

Las viviendas deben de ser lugares seguros y accesibles para nuestros mayores. Las necesidades de movilidad en la tercera edad son muy cambiantes, por lo que el hogar debe adaptarse a esas necesidades. Es importante cuidar el propio hogar, o ayudar a los mayores, ya que es el sitio donde pasan más tiempo. Deben de ser seguros y deben proporcionar bienestar.

Transporte público sostenible

Del mismo modo que las viviendas deben de estar adaptadas, el transporte público debe adaptarse para garantizar el acceso a todas las personas. El servicio de transporte público es necesario para que los mayores puedan mantener relación con amigos y familiares, así como para poder acceder a los servicios y lugares de ocio. Además, esta red de transporte debe apostar por reducir la contaminación del aire, promoviendo la sostenibilidad y el bienestar de las personas.

Zonas verdes

Los espacios verdes y parques son muy importantes para los mayores. Son lugares donde se puede caminar y hacer ejercicio, esencial para los mayores. La actividad física, así como el disfrute de entornos tranquilos, seguros, llenos de naturaleza, favorecen un envejecimiento saludable y activo.

Espacios comunes

Las relaciones personales, familiares y amigos, son clave para la salud de los mayores. Mantener estas relaciones hace que no caigan en enfermedades, como la depresión o la soledad. Es por ello, que los entornos deben de disponer de espacios comunes que promuevan el encuentro con los seres queridos. Además, estos lugares deben de ser accesibles para todos y deben de ayudar a llevar una vida normal.

Instituciones accesibles

Las instituciones deben de ser accesibles para todos los mayores. No todas las personas tienen acceso a Internet, o no saben usarlo. Por eso, es esencial garantizar un buen acceso a los servicios e instituciones públicas, ya que es un derecho fundamental. Además, éstas deben de ayudar a los mayores en la realización o solicitud de trámites.

 Aire limpio

El aire que respiramos es importantísimo para nuestra salud. Si los mayores respiran aire contaminado, aumentan las probabilidades de padecer enfermedades de todo tipo, desde pulmonares, hasta cardíacas. Además, la calidad del aire también influye en la alimentación y la calidad de los propios alimentos.

Espacios para las demencias

Con la edad, es normal la aparición y el avance de las demencias. Por ello, los espacios también deben de ser inclusivos en este sentido. Se debe tener en cuenta el número, cada vez mayor, de las personas que tienen demencias por la vejez, y ver qué necesidades urbanísticas tienen.

Desde Simbiotia aprovechamos para recordarte el caso de Dementia Village, una interesante alternativa a las tradicionales residencias de mayores donde sus residentes (la mayoría personas mayores con demencia) eligen cómo quieren vivir, de forma libre y con una excelente calidad de vida.

Ejemplo: Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores

Un ejemplo de un entorno saludable para un envejecimiento activo es el proyecto de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores promovido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2010. Este proyecto fue creado como respuesta al envejecimiento de la población y con el objetivo de crear relaciones entre ciudades, comunidades y entidades que tienen la visión de hacer de su entorno un lugar accesible y digno para los mayores.

Es un proyecto que se centra en acciones locales y en entornos concretos. Promueve la integración y participación de las personas mayores, contando con todas sus necesidades, gustos y preferencias, para impulsar un envejecimiento saludable y activo.
La red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores trabaja por un cambio en la sociedad. Asimismo, tiene la intención de conectar ciudades para facilitar el intercambio de información y conocimiento. Además, quiere apoyar las ciudades que quieren encontrar soluciones innovadoras basadas en la evidencia.

La Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores es una estrategia de la OMS para el Envejecimiento Saludable (2021-2030), y está incluida dentro del marco de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

¿Perspectiva de futuro?

Como sociedad tenemos mucho trabajo por delante. En primer lugar, debemos comprender y difundir el envejecimiento activo y saludable, así como la importancia que éste tiene para la sociedad.

El envejecimiento activo ayuda a tener un menor coste a asumir por los servicios sociosanitarios, ayuda a la integración social y mejora también la salud física y mental de los mayores. Son estos, entre muchos otros motivos, los que hacen que deba ser el objetivo principal de las instituciones, gobiernos y de la sociedad.

Debemos mirar hacia un futuro inclusivo, accesible y sostenible para nuestros mayores. Para ello, es necesario garantizar unos servicios adecuados, crear ayudas sociales para los mayores, asegurar una vivienda digna, así como luchar por la integración social.

Tenemos que trabajar para impulsar la autonomía, el bienestar y la salud de los mayores. Es un cambio que debe potenciarse, y solo se puede cambiar si la sociedad al completo trabaja para ello.

Este es un artículo de invitado de miResi


Compartir