humanización hospitalaria
23
Oct

Humanización hospitalaria: un reto en el presente, no en el futuro

Compartir

El concepto de humanización hospitalaria hace ya algún tiempo que planea en los medios de comunicación y en algunos despachos de las Consejerías de Sanidad de nuestro país. No cabe duda de que la necesidad de humanizar los entornos es patente en la actualidad en muchos ámbitos, pero no solo en el campo de la salud, sino también en muchas otras profesiones.

La humanización sanitaria no es, desde luego, un concepto nuevo. De hecho, en 1984, el INSALUD ya publicó un Plan de Humanización de la Asistencia Hospitalaria. Este documento representó un importante comienzo para proclamar una “Carta de Derechos y Deberes de los pacientes”, reconociendo la vulnerabilidad de los enfermos y la necesidad de tratarles con dignidad, celeridad, responsabilidad y respeto.

Sin embargo, este ambicioso plan, solo fue un simple esbozo que sirvió para empezar a tener más en cuenta al paciente y su opinión. Años después, desde diversas instituciones públicas a nivel autonómico, han seguido promulgándose nuevas iniciativas en términos de humanización asistencial, que poco a poco han allanado el camino en el proceso de humanizar los entornos sanitarios, pero sin llegar a cristalizar planes estratégicos que redunden en una atención hospitalaria totalmente humanizada.

Lo cierto es que, aún queda un largo camino por recorrer, y solo una visión global de este concepto, como la que ofrecemos en Simbiotia, es capaz de dar respuesta a todas las necesidades que plantea en la actualidad la atención médica.

¿En qué consiste exactamente la humanización de hospitales? ¿Qué entienden las personas por humanización? ¿Qué es realmente la humanización hospitalaria? Veamos a continuación en profundidad este concepto y como lo entendemos en Simbiotia.

¿Qué es la humanización hospitalaria?

El término humanizar es a veces controvertido, pese a que resulta una parte esencial de la profesión sanitaria. En términos estrictos, la Real Academia Española define esta palabra como: «Hacer más humano, familiar y afable a alguien o algo.»

Por tanto, podríamos decir que la humanización hospitalaria es el proceso que aborda de forma integral el bienestar del enfermo, considerando al individuo en su totalidad en las dimensiones biológica, psicológica, social y conductual, y, por tanto, adoptando valores que conduzcan a políticas y programas que velen por las relaciones asociadas con la dignidad de todo ser humano.

Humanizar la asistencia hospitalaria significa hacerla digna del ser humano y coherente, con los valores que él siente como peculiares e irrenunciables. La humanización en la salud no es una ideología ni una estrategia de marketing consciente: debe ser vista como una alianza con la persona y su forma de vida. Por lo tanto, se debe abordar una variedad de entornos: desde la atención médica (cuidado y cuidador), a la competencia ética, cultural, profesional (comunicación, habilidades, etc), así como la gestión de recursos humanos.

¿Por qué es importante la humanización en hospitales?

Puesto que entre el 60 y el 70% de nuestra salud está estrechamente relacionada y condicionada por nuestro entorno, y que pasamos sobre un 90% de nuestro tiempo en múltiples lugares cerrados, se hace necesario crear espacios de trabajo saludables.

Si trasladamos esta idea a determinados espacios, como por ejemplo los utilizados para la atención y asistencia médica (hospitales o centros de salud), está claro que la premisa de crear entornos que favorezcan una sensación de bienestar resulta, a todas luces, absolutamente indispensable. Y aunque el objetivo principal de estos espacios hospitalarios siga siendo el diagnóstico y el tratamiento adecuado de los pacientes, no debemos olvidar que la vulnerabilidad y el sufrimiento son casi inherentes al proceso de cualquier enfermedad.

De ese modo, la atención médica, al igual que otros ámbitos, como la educación o las oficinas corporativas, está experimentando un cambio de paradigma que tiene como objetivo ubicar a las personas en el centro de la organización. En este sentido, los espacios juegan un importante papel cuando se acometen procesos de humanización de hospitales, ya que está demostrado que los entornos terapéuticos ofrecen múltiples beneficios asociados.

Asimismo, esta industria se enfrenta a un doble reto. Por un lado, busca brindar la mejor experiencia posible a los pacientes y a sus acompañantes, para que se sientan más cómodos y más humanos, como si estuviesen en su propia casa o en un hotel. Por otro lado, también aspira a conseguir que los profesionales de la salud trabajen de una manera mucho más saludable y eficiente, a través de espacios que les hagan sentir motivados, eviten el burnout laboral y que además mejoren de forma ostensible los procesos internos de la organización.

humanización hospitalaria

Lo cierto es que los cambios en la atención médica de los últimos años han generado mucho debate sobre la humanización hospitalaria en el cuidado de las personas enfermas. A este respecto, el CEO de Simbiotia, Albert Cervera, explica que los planes de humanización surgen «durante los últimos años, como respuesta a situaciones derivadas de la especialización de la medicina, ya que a consecuencia de ello, nos hemos olvidado de las verdaderas necesidades de pacientes y familiares». Es más, Albert cree que, «más que de humanización, deberíamos hablar de rehumanización» puesto que «el objetivo ha de ser mejorar aquellos aspectos que siempre han caracterizado la actividad de cuidar a los pacientes: la comprensión, la empatía, la implicación, la generosidad y la tolerancia».

La importancia del entorno en la humanización hospitalaria

Un paciente es mucho más que una persona con una enfermedad: tiene emociones y sentimientos, una historia personal, por lo tanto, es una persona singular y única, que requiere de respuestas personalizadas a sus necesidades y expectativas.

En este sentido, las instalaciones que no están diseñadas con el paciente en su centro pueden ser especialmente estresantes y tristes para las personas que ya se encuentran de por si en un estado vulnerable. De ese modo, la creación de un ambiente relajante debe ser considerado en la actualidad, una prioridad para los hospitales y centros asistenciales, ya que se ha demostrado mediante diversos estudios que la reducción del estrés de los pacientes conlleva múltiples beneficios.

Aspectos como los espacios, los colores, el uso de la luz o la presencia de jardines terapéuticos, son fundamentales para dotar a los hospitales de la calidez y humanización adecuada que hagan tanto la estancia del paciente y sus acompañantes, como el trabajo de los sanitarios, más fácil y agradable.

humanización hospitales

En Simbiotia, somos especialistas en la creación de entornos terapéuticos, espacios que poseen un efecto terapéutico por sí mismos y que mejoran el bienestar general del paciente. Y es que los estudios demuestran que los entornos hospitalarios bien diseñados pueden reducir la ansiedad y el estrés de los pacientes, además de acelerar su recuperación. Asimismo, gracias a ellos se puede conseguir acortar los tiempos de hospitalización y reducir el uso de medicamentos, disminuyendo el dolor y promoviendo una auténtica sensación de bienestar.

Del mismo modo, a nivel organizacional, los entornos terapéuticos pueden ayudar a contener los costos al mejorar los resultados del paciente, reducir la duración de la estadía y mejorar la atracción, la satisfacción, la productividad y la retención del personal.

Pero en nuestra búsqueda de una humanización hospitalaria más global y con un enfoque holístico, no solo creamos y diseñamos espacios terapéuticos. Gracias a nuestra experiencia, también estamos capacitados para ayudar a los hospitales a realizar la transformación de sus organizaciones hacia entornos más humanizados: desde el asesoramiento inicial, pasando por estudios de mercado, la reorganización interna o planes de participación de pacientes, personal sanitario y familiares.

Nuestro objetivo es poner siempre a las personas en el centro, ofreciendo servicios agrupados en diversas áreas como creación de espacios terapéuticos, cambios en los procesos y creación de una organización humanizada, mejoras de las relaciones, la puesta en marcha de actividades complementarias o el cambio en los estilos de vida de los pacientes y el personal sanitario.

Humanizando hospitales: cambiamos el enfoque de las relaciones entre las personas

Adoptar una visión total de la humanización hospitalaria conlleva tener en cuenta muchos aspectos que deben ser implementados en una estrategia global que repercuta en amplios beneficios para todas las personas implicadas.

Nuestro enfoque para la humanización de hospitales consta de cuatro premisas básicas que convergen en la estrategia de cara a desarrollar una metodología eficiente.

  • Enfoque participativo: nuestras acciones se orientan a involucrar tanto al personal sanitario como a los pacientes, sus familiares y cuidadores. Así nos aseguramos de conocer al detalle sus necesidades reales, tanto para crear el espacio como para desarrollar modelos y procesos que mejoren la calidad de la atención sanitaria.
  • Enfoque multidisciplinar: disponemos de un equipo multidisciplinar que presta un asesoramiento en todo momento, implicando al personal experto y especializado de las organizaciones con las que trabajamos.
  • Implementación ágil: nuestro valor diferencial, puesto que tenemos un know-how para poder implementar soluciones de alto impacto de forma sencilla, gracias a innumerables estudios e investigaciones científicas que avalan nuestra metodología.
  • Soporte integral: no solo creamos y transformamos espacios, sino que ofrecemos nuestro soporte y expertise en la creación de toda la estrategia, elaboración de procesos, puesta en marcha de acciones específicas y el diseño final de espacios asistenciales más humanizados y menos hostiles.

Si continúas interesado en la humanización hospitalaria, puedes echar un vistazo a nuestra página sobre entornos terapéuticos asistenciales, donde te mostramos como trabaja nuestro equipo de terapeutas y diseñadores en la creación de espacios asistenciales centrados en las personas y, sobretodo, para las personas.


Compartir